Acabamos de detectar el mayor terremoto marciano del que tenemos constancia. Es posible que sea el último

La plataforma InSight Mars de la NASA detectó recientemente un terremoto, el mayor seísmo marciano registrado hasta la fecha. No es el primer terremoto que se observa en el planeta rojo, pero puede ser una de las últimas ocasiones en las que la sonda de la NASA pueda recoger datos de la sonda InSight. Los expertos esperan que este terremoto les permita saber un poco más sobre las entrañas de Marte.

Terremoto de escala 5. Un terremoto de escala 5 sería considerado de magnitud intermedia aquí en la Tierra. Sin embargo es un terremoto considerable para el planeta rojo, y es que el mayor seísmo registrado en otro planeta. Hasta la fecha el récord lo había captado la misma sonda, con una magnitud de 4,4. La ausencia de terremotos que serían considerados de gran intensidad no debe llevar a engaño, InSight ha registrado un total de 1.313 seísmos desde que llegara a Marte en noviembre de 2018.

Cuando el tamaño importa. Aun así este movimiento de tierra resulta de gran ayuda para los científicos. Según explica la propia agencia, este evento proveerá de datos a los equipos de investigadores para varios años. La información sísmica será utilizada para saber más sobre las capas geológicas que componen el interior de Marte, pero también puede resultar de ayuda para obtener mayor conocimiento sobre las características internas de otros cuerpos rocosos como la Luna. Incluso puede ayudarnos a entender mejor nuestro propio planeta.

La misión Insight y el SEIS. InSight partió de la Tierra a bordo de un cohete Atlas V en mayo de 2018. El lander consiste en una plataforma estática que cuenta con una grúa para depositar algunos de sus experimentos sobre la superficie marciana. Uno de ellos, el sismógrafo SEIS, creado por el CNES, el “CSIC francés”. El sismógrafo se encuentra protegido del polvo y del viento de marte por una cúpula.

Pasado turbulento. InSight ha sido una misión complicada. En 2020 se dio por imposible que lograra uno de sus objetivos, la perforación del suelo marciano. De hecho ni la roca marciana ni su atmósfera le han puesto las cosas fáciles a esta sonda. La acumulación de polvo en sus paneles solares ha hecho que la nave no pueda optimizar su uso pese a haber realizado tareas de limpieza que solo han alcanzado a limitar el problema.

Varias tormentas empeoraron el problema y la sonda ha tenido que entrar en modo hibernación tres veces, en junio de 2021 y más recientemente en enero y mayo de este año. Sin embargo, estos apagones y el fiasco de las perforaciones llegaron después de que la NASA diera por cumplidos los objetivos principales de la misión en 2020.

Vida extendida. InSight se encuentra ya en la prórroga de su misión pero de hecho la NASA anunció que seguiría activa al menos hasta diciembre de 2022, siempre y cuando su suministro energético lo permita. Ésta es la más corta de las ocho extensiones anunciadas por la NASA en las últimas semanas. La NASA ha anunciado una actualización a este respecto, pero habrá que esperar a la semana que viene para saber en qué consistirá.



  ¿Te gusto la noticia? compártela en tus redes sociales.
error: