Renault 5 Turbo 3E: un coche eléctrico de drift para resucitar a la Renault más salvaje

Renault ya va calentando motores de cara al próximo Salón del Automóvil de París que tendrá lugar a partir del próximo 17 de octubre. O, más bien, deberíamos que ha cogido un enchufe y ya carga sus baterías, porque ha presentado su nuevo R5 Turbo 3E, un prototipo eléctrico que es la reinterpretación del mítico deportivo francés.

En su clara intención de recuperar los modelos más icónicos de su historia en el paso al coche eléctrico, ya sabemos que Renault contará con un nuevo R5 completamente cero emisiones. Desde el anuncio, muchas han sido las voces que han reclamado una versión deportiva y, de momento, la firma gala atiende a estas peticiones con un prototipo que, en sus palabras, marca la continuación de los Renault 5 Turbo y Renault 5 Turbo 2.

Estéticamente, este Renault 5 Turbo 3E adopta gran parte del lenguaje de diseño que popularizaron las versiones Turbo anteriores, con pasos de rueda ensanchados, un amplio pilar C muy marcado y un alerón que, en este caso, adquiere dimensiones totalmente desproporcionadas.

Pero lo verdaderamente interesante está en el interior. Para desentenderse de todos los prejuicios relacionados con el coche eléctrico, este R5 Turbo 3E ha sido diseñado como un coche drifter, es decir, para disfrutar con él derrapando. Sus argumentos: tracción trasera y dos motores eléctricos (uno por rueda) para generar una potencia de 280 kW (380 CV) y un par motor de 700 Nm.

450 1000 Renault 5 Turbo 3E: un coche eléctrico de drift para resucitar a la Renault más salvaje
450 1000 Renault 5 Turbo 3E: un coche eléctrico de drift para resucitar a la Renault más salvaje

El resultado es el esperado: 3,5 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado, con una velocidad máxima limitada a 200 km/h. Con el objetivo de mejorar sus prestaciones, la batería es de apenas 42 kWh, lo que le permite ahorrar en peso y mejorar sus prestaciones en competiciones drift o gymkhanas. De hecho, el ángulo de giro de las ruedas es superior a 50º.

El deportivo eléctrico cuenta con algunas señas de identidad propias. Se mantiene el gran mando del freno de mano propio de los vehículos dedicados al drift y se ha llenado el coche de soportes para cámaras (hasta doce) por dentro y por fuera para grabar todo lo que sucede en el exterior y las reacciones en el interior.

Según Renault, en el diseño y desarrollo de este R5 Turbo 3E también se ha puesto un ojo en los videojuegos y en los entornos digitales. Sus formas extraordinariamente exageradas y su decoración beben de los videojuegos, mientras que el compacto deportivo también contará con su propia colección de NFT relacionados con el vehículo, aunque no se han dado más detalles en este sentido.

450 1000 Renault 5 Turbo 3E: un coche eléctrico de drift para resucitar a la Renault más salvaje
450 1000 Renault 5 Turbo 3E: un coche eléctrico de drift para resucitar a la Renault más salvaje

Una piedra más en un plan eléctrico que apuesta por la nostalgia

El Renault 5 Turbo 3E invita a soñar con un lanzamiento a futuro de un deportivo compacto completamente eléctrico pero deportivo que recoja parte de la esencia de aquellos R5 Turbo y Turbo 2, uno de los modelos más queridos de la marca. Pero no es el único ejercicio de nostalgia que la marca está dispuesta a hacer en su conversión al coche eléctrico.

Desde que Luca de Meo se convirtiera en CEO de Renault, la firma ha tenido claro que tiene que tocar sus teclas más pasionales para relanzar la firma con el salto al coche eléctrico. La estrategia de optar por modelos más pasionales ya la siguió el dirigente al mando de Seat con Cupra que ya tiene identidad propia y se ve como el verdadero futuro de Seat.

Con la presentación de Renaulution en 2021, el plan estratégico que la firma tiene en mente para sus próximos lanzamientos y que tiene como gran objetivo la venta de vehículos exclusivamente eléctricos en 2030, quedó claro que Luca de Meo quería centrarse en los modelos que más simpatías han despertado a lo largo de los años para reenganchar a un público que está viendo cómo la industria se estandariza y los modelos son, cada día, más parecidos entre sí. De hecho, la propia Renault acaba de vivirlo con el lanzamiento del Mitsubishi ASX y sus extremos parecidos con el Renault Captur.

En este viaje al pasado, Renault también rescatará al R4L que también veremos en el Salón del Automóvil de París. De momento, nada se sabe del futuro coche eléctrico que podría llegar en formato SUV para competir en un mercado en el que Renault todavía no se ha estrenado. Su Renault Mégane E-Tech se queda a medio camino entre el SUV y el compacto.

De momento, los rumores apuntan a que este nuevo Renault 4 eléctrico será una reinterpretación del modelo original y que estará menos atado al concepto original que el futuro R5 cero emisiones. Parece que se optará por unas líneas modernas sobre la base conceptual del modelo clásico, en un ejercicio similar a lo que hace Mini con cada nuevo lanzamiento.



  ¿Te gusto la noticia? compártela en tus redes sociales.
error: